miércoles, 21 de diciembre de 2011

Cultivo y cuidados de la Schefflera

La Shefflera es una de las especies más populares utilizadas como planta de interior. Es originaria de zonas tropicales y pertenece a la familia de las Araliáceas.
Las especies más tradicionales en España son:
• Schefflera actinophylla (Brassaia actinophylla): que puede alcanzar una altura de hasta 8 m.
• Schefflera arboricola: es la más cultivada y utilizada como planta de interior, aunque puede utilizarse perfectamente para exteriores en zonas templadas, ya que son capaces de soportar hasta -10 ºC de forma puntual.
Dentro de la S. arborícola, la Gold Capella es la variedad que nosotros trabajamos.

No es una especie que requiera muchos cuidados y supone un excelente adorno vivo en nuestros hogares.
A continuación describimos algunos consejos para su cuidado y mantenimiento:
LUZ: en exterior, preferiblemente en semisombra o a pleno sol, aunque habrá que protegerla durante el verano. En interior, la colocaremos en una zona bien iluminada, por ejemplo cerca de una ventana.
Un síntoma característico de la falta de luz en esta variedad es la aparición de manchas alargadas y parduzcas en las hojas que finalmente acaban cayendo.
TEMPERATURAS: Al ser una especie tropical, su temperatura óptima se encuentra entre los 12 y los 25 ºC, pero es capaz de soportar puntualmente temperaturas bajo cero y superiores a 30 ºC.
HUMEDAD AMBIENTAL: Agradece la humedad alta en el ambiente, aunque soporta ambientes secos e incluso contaminados.
RIEGO: no es una planta muy exigente en agua. Es preferible regar sólo cuando el sustrato esté seco para evitar pudriciones.
ABONO: abonar desde principio de primavera y hasta otoño 1 vez al mes o cada dos meses. Si se utilizan barritas de liberación lenta, basta con una en primavera y otra al final del verano.
PODA: No requiere poda, pero si se quiere limitar su crecimiento, se pueden despuntar los tallos, de esta forma obtendremos además ramificaciones laterales y una planta con un mayor volumen.
TRASPLANTE: si las raíces asoman por la parte inferior de la maceta, es hora de trasplantarla a una maceta más grande o renovarle la tierra. Puede hacerse en cualquier época del año.
ENTUTORADO: la Schefflera necesita un soporte o tutor, preferiblemente una caña de bambú a la que se fijará con una cinta procurando no ajustarla demasiado para evitar estrangular el tallo.
PROBLEMAS MÁS COMUNES
Problemas físicos y/o ambientales
 Hojas amarillentas: exceso de riego. Deja secar el sustrato entre riegos. Compruebar que los agujeros de drenaje no están obstruidos. Si el sustrato está muy compactado, se puede mezclar con piedrecitas para mejorar el drenaje e impedir encharcamientos.
 El cuello de la planta se oscurece: también suele ser por exceso de agua.
 Hojas de abajo se caen: puede ser por falta de luz.
 Hojas pálidas y/o con manchas parduzcas: falta de fertilizantes y/o de luz.
 Hojas “quemadas”: exceso de fertilizantes. Regar abundantemente para lavar el sustrato.
Enfermedades
 Negrilla (Fumagina spp.)
Es una especie de ceniza negra que aparece en hojas y tallos. Es un un hongo que se asienta sobre las secreciones de pulgones, cochinillas y mosca blanca, por lo que actuando sobre estas plagas se evita la negrilla.
 Oídio (ceniza)
Es un hongo que aparece principalmente en las hojas, en las que se observa un polvo de color gris claro similar a ceniza. Utilizar un fungida para específico para Oidium.
NOTA: El azufre es un fungicida natural que da buen resultado contra el oidio, pero las Scheffleras son sensibles al azufre, que provoca quemaduras en las hojas.
Plagas
 Cochinillas
Son insectos parásitos que se protegen con un pequeño caparazón blanco en forma de lapa o con aspecto de algodón blanco, que se pega a la superficie de las hojas y tallos y debilitan la planta. Producen una melaza que atrae a otros parásitos.
Se puede tratar frotando con un algodón impregnado en alcohol metílico y pulverizando con insecticida anticochinillas.
 Araña roja
Aparece en ambiente seco y caluroso por lo que manteniendo una humedad ambiente adecuada se pueden prevenir, para ello, se pueden pulverizar las hojas regularmente.
Una característica de esta araña es la aparición de finas telarañas en el envés de la hoja. Se puede tratar con cualquier insecticida de hogar, pero si el ataque es muy severo, es conveniente usar un acaricida.
 Pulgones (áfidos)
Son insectos chupadores que atacan primeramente las hojas y brotes tiernos. Producen deformaciones en los brotes y secas. Si se observan hormigas en la planta seguro que están presentes también los pulgones.
Pueden eliminarse dándole a la planta una ducha con agua jabonosa o utilizar un insecticida.
NOTA: en la aplicación de insecticidas de hogar (que sean aptos para su uso en plantas) es preferible la aplicación de pequeñas dosis en varias repeticiones que una excesiva pulverización de una sola vez.
MULTIPLICACIÓN
Se reproduce por esquejes de tallo durante la primavera o finales de verano. Para tener éxito hay que tener cuidado con los hongos: evitar exceso de humedad en el sustrato y dar tratamientos preventivos con un fungicida de amplio espectro.
Utilizar hormonas de enraizamiento en la base del corte del esqueje.
Los esquejes se deben situar en un lugar cálido y con elevada humedad ambiente (se pueden cubrir con un plástico y airear regularmente).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada